Desde viviendas residenciales a hoteles, negocios o industrias, hoy somos capaces de producir nuestra propia energía con un sistema fotovoltaico y satisfacer en gran medida los consumos energéticos que tengamos. Pero ¿qué ventajas ofrece el autoconsumo? Producir tu propia energía implica gestionarla de forma más precisa y tener un mayor control de su producción y consumo, lo que deriva en un ahorro considerable. Si adaptamos nuestras necesidades energéticas a la generación fotovoltaica, podemos evitar en gran medida el consumo de la red. Y estaremos reduciendo las emisiones de CO2 a la atmósfera. Por tanto, el autoconsumo no solo es sinónimo de eficiencia, ahorro e innovación sino también de responsabilidad y ejemplo para las generaciones futuras.

Autoconsumo instantáneo

esquema autoconsumo

Hoy, gracias a lo establecido en el Real Decreto 1699/2011, cualquier particular puede instalar un sistema fotovoltaico y autoconsumir la energía que produce. Como norma general, la energía suministrada por una instalación fotovoltaica se inyecta principalmente a la red pública. Pero también se puede utilizar parte de esa energía para consumo propia: es el autoconsumo instantáneo o autoconsumo sin acumulación.

El alcance del autoconsumo instantáneo depende de las dimensiones de la instalación fotovoltaica y del perfil de carga del hogar, es decir, de la cantidad de energía que consume el hogar, negocio o industria. Pero en cualquier caso se puede reducir notablemente el consumo de electricidad de la red. Además, el consumo de energía eléctrica en el lugar en el que se genera evita pérdidas por transferencia. Y adaptando el perfil de carga (consumos) al de generación se pueden utilizar los equipos eléctricos en los momentos de mayor producción fotovoltaica, lo que conduce a una optimización del autoconsumo.

Gestión de la energía

monitorizacion

Para monitorizar de forma cómoda la instalación y gestionar de manera inteligente la energía existen en el mercado dispositivos que ofrecen una vista general de todos los flujos energéticos del hogar, indican recomendaciones de manejo y también permiten controlar el consumo de forma automática a través de enchufes inalámbricos. Algunos de estos equipos aprenden el comportamiento de consumo característico del hogar y combinan esta información con un pronóstico de rendimiento fotovoltaico específico de la instalación. Lo que permite aumentar significativamente la cuota de autoconsumo y hace posible un uso óptimo de la energía.

Perfiles de consumo

curva autoconsumo

Para el estudio y definición de una instalación solar fotovoltaica destinada a autoconsumo es de vital importancia, además de la energía consumida a lo largo del año, el conocimiento del perfil de cargas (consumos horarios y diarios) con objeto de maximizar el autoconsumo natural y alcanzar un balance neto nulo al igualarse consumos y producción fotovoltaica.

El perfil de consumo representa los datos de potencia consumida por las cargas en cada intervalo de tiempo. La importancia de tener este perfil reside en que conociendo el consumo de energía por hora, y dado que podemos estimar con bastante precisión la energía fotovoltaica generada en el mismo intervalo horario, podemos obtener la energía total que se ha importado/exportado a red y la energía autoconsumida.

Este perfil depende de la actividad desarrollada (residencial, restauración, industrial, etc) y de las pautas de consumo. El perfil de consumo tampoco es estático a lo largo del año sino que varía dentro de los días de la semana y, a su vez, a lo largo de los meses.